preocupaciones de madres primerizas

Una de las preocupaciones que más te afligen es pensar todo el tiempo en cómo se encuentra tu bebé. Quieres sentir sus movimientos a cada instante para asegurarte que todo marche bien. Si esto te ocurre debes estar tranquila. Siempre y cuando acudas a todas las citas con el doctor y realices todos los exámenes programados, no tienes que dar riendas sueltas a esas preocupaciones.

No olvides que tu bebé percibe si te sientes angustiada y esto sí pudiera afectarlo. Algo que suele preocupar a las madres primerizas, es que el tener senos pequeños le dificulte la cantidad de leche que puedan tener. Te aseguro que si esta es también tu preocupación, tener los senos pequeños no  dificultará en nada tu producción de leche.

Si realizas una lactancia adecuada puedes tener perfectamente una lactancia materna exclusiva y satisfacer las necesidades de tu bebé. Perder la forma de tu cuerpo es otra de las grandes preocupaciones que enfrenta toda madre primeriza. Para evitar esto, tener una alimentación adecuada es fundamental.

Desechando el dicho que hay que comer para dos. Si optas además por mantener y prolongar la lactancia materna, esta te ayudará  a volver paulatinamente al  peso que tenias antes del embarazo.

Consejos prácticos para disminuir la ansiedad cuando eres madre primeriza

Ir de compras es definitivamente relajante para las madres primerizas. Te hace mucha ilusión imaginar como quedarán esas ropitas hermosas en tu bebé. Dedica un tiempo para leerle cuentos a tu bebé.

Aunque aún esté en tu vientre, es impresionante como puede escucharte y los efectos positivos que puede traer esto para su futuro desarrollo. Si no puedes acudir a las clases de educación maternal no te preocupes, existen muchas fuentes de información que pueden ayudarte a mantenerte informada y así disminuir las ansiedades y temores. Si todo marcha bien y no hay ningún riesgo en tu embarazo, puedes hacer caminatas diarias. Esto favorece muchísimo tu estado de ánimo y también te ayudará a estar mucho más preparada para el momento del parto.

Continua con tu rutina normal, claro que ahora necesitas periodos cortos de descanso entre una actividad y otra. Será muy beneficioso que te mantengas activa física y emocionalmente .

También te puede interesar: Cómo recuperarse de un parto normal.