elegir habitacion del bebe

El cuarto del bebé es todo un proyecto que queremos emprender con la mayor dedicación. Pensamos en colores, muebles, tapices, alfombras. Con cuántos peluches o juguetes podríamos adornar la habitación, entre tantas otras miles de ideas que no queremos pasar por alto. Todo lo que necesitas saber y los elementos  principales que  no deben faltar en el cuarto de tu bebé lo aprenderás en este artículo.

Qué elementos no deben faltar en el cuarto del bebé

El momento de decidir cuándo nuestro bebé debe tener su propia habitación es nuestro. Quizás seas de las que piensa que desde la llegada del bebé a casa ya debe tener su propio cuarto o tal vez no quieres que esto acontezca tan temprano. Si me pidieras un consejo te diría que después de los seis meses, porque durante los  primeros tiempos el bebé necesita mucho la cercanía de sus padres. Ahora bien, la habitación puede ser preparada cuando gustes.

Probablemente el mueble más importante en el cuarto de nuestro bebé sea la cuna. Existen disímiles modelos y variedades de cunas. En particular te recomiendo la cuna colecho, pues brinda mucha más seguridad y comfort, tanto al bebé como a ti. La cuna que elijas sea de madera o metal no debe tener los barrotes muy separados entre sí  para evitar accidentes. En la cuna nunca debes poner juguetes, ni almohadas .Otros elementos que no deben faltar en el cuarto del bebé son: un cambiador que nos propicie comodidad a la hora de cambiar al bebé , una mecedora y un gabetero donde podamos guardar las pertenencias del niño.

Elementos importantes para preparar el cuarto del bebé

Entre los elementos importantes para preparar el cuarto del bebé debemos  tener en cuenta que la habitación que elijamos debe tener una temperatura agradable y de ser posible que cuente con el espacio suficiente para que el bebé se pueda mover con libertad, una vez que empiece a dar sus primeros pasos. El cuarto debe ser pintado de colores más bien neutros, siempre de tonos suaves, como el beige. Además se deben utilizar pinturas no tóxicas y que sean  lavables, porque cuando el niño  empieza a jugar suele llenar las paredes de crayones. A medida que el bebé va creciendo la decoración del cuarto se puede ir  modificando.

Entonces ya podremos incluir más colores y usar papeles para decorar de diferentes diseños que estimulen la imaginación del niño.Hay  que tener especial cuidado con las instalaciones eléctricas, las cuales deben estar a la altura adecuada, donde tu hijo no logre alcanzar.  La limpieza de la habitación es fundamental tanto como el uso de ropa de cama y cortinas que sean preferiblemente de algodón .

 

También te puede interesar: Madre primeriza, qué hacer